Ciego estío

POEMA CIEGO ESTÍO I La mano leve que desciende al muslo por el que trepan, como vides largas, las manecillas de un reloj de cuerda: perpetuo tres de un dos que ya no suma. La lista de la compra, el beso apenas tibio, tu ropa gris doblada con rayas y almidón. Minúsculos pecados ocupando blancas…

El filo de una madrugada. 15/1

Era la madrugada del 21 al 22, era junio, eran las 5:30 de la mañana, eramos manada. Y, entonces, tú dejaste de ser. Y yo volvía con los brazos vacíos. Vacía. Afiladas las calles del camino de vuelta sin tí; afilados los días, todos, desde entonces. Podría decir que me partí en dos y no…

Poem & Voice: Como quien cuenta ovejas

Tengo la noche en llamas y la lengua dormida; un caballo salvaje en el hueco de la escalera y plumas de cisne entre los dedos. Tengo mentiras dormidas en la palma de la mano y el orificio por el que entrarontodavía sangrando. Y un lucero roto tengo. Y en los párpados la cal más viva…

Tú entre todos. Champagne y música de fondo: Nothing compares 2 u.

Amar no es elegir, es todo lo contrario precisamente porque no se tiene capacidad de eleccion, ni escapatoria, ni salvación. (Ni la quieres).

Es la conciencia de que eres tú no porque quiera sino porque no puedo dejar de querer. Por eso, no elegí que fueras mi casa ni mi camino…. pero no pude (ni quise) evitarlo aunque supiera el final de antemano.

Por ti y por mí.

brindo por ti, y brindo por mí: porque seamos el sujeto activo, los protagonistas, de este 2.018 y no nos falten las ganas, el ansia incluso, de llenar cada día de vida. De ir a por él y hacerlo grande y digno de ser despedido, dentro de un año justo, con la nostalgia de quien despide algo importante que merecerá ser recordado siempre. Esa es la verdadera magia de un año nuevo y feliz: estrenar las ganas y gastarlas en los 364 días que faltan hasta que no queden ni las migajas. 

Ch# Quotes. Sin dudas.

Porque me sabes pájaro delicado y te has adentrado en mi jaula de oro y te has colgado de mis alas y, por ello, comprendes desde dónde y hasta dónde soy.

Alas para volar

Pero no es miedo. Es “NO” y, a partir de ahí, llámalo como quieras, que el nombre será la excusa y no la razón.

Poesía: Todo lo que no soy

No soy una geisha ígnea
que te siga con los pies menguados.
Ni la mano que te acuna,
ni la luna que te alumbra
por la ventana de tu cuarto.
Ni calor a veintidós grados
entres sábanas con bordados

Los que me faltan por cumplir

Un cumpleaños que siento distinto, definitivo, como una puerta que se abriera delante de mi, detrás de la cual está todo lo que me queda por vivir, que será lo mejor que haya vivido cuando lleguen esos 21 de agosto en que la edad no sea un número sino la profundidad de las arrugas en unas manos, ya sí, llenas.
Porque ni la vida ni el mundo son de color de rosa pero hay plastilina de todos los colores y creer es facultad, potestad,… y hasta derecho mio. Y pienso ejercelo.