El Amor SI basta.

Y basta la realidad, maldita sea. Ese justo lugar en el que quiero oir tus te quiero y en el que los mios te … bastan.

Anuncios

Viaje al centro de… la libertad.

Un sueño al que pretendía acceder por el camino más difícil. Ese que va más allá de tres vuelos, cinco trenes y un autobús, ese que se hace precisamente traspasando la frontera de tus cuatro puntos cardinales, tocando tu techo, tus paredes, tanteándolos con los dedos para buscar la rendija por la que escabullirte y salir a campo abierto.