B(e)_day: Pide un deseo, chica de las palabras.

Y con cada olvido, fui recordándola a ella, fui recordándome a mí, tirando muros, abriendo puertas y ventanas, descorriendo las cortinas, dejando-me llegar a todos los rincones. Y empecé mi travesía. Una travesía cuya primera etapa ha sido este año que se cumplía el 7 de enero. Detrás, un puñado de post, el que le ha dado vida a este blog. Un puñado de post que también están cosidos, éstos a mi alma y con hilo dorado.

…Y a aquella chica que intentó hacer magia con los fósforos mojados que tenía entre los dedos, decirle “Feliz Happy B(e_naïve) Day!”. Sopla las velas, pide un deseo: MÁS PALABRAS.

Porque ella siempre será la chica de las palabras. Y yo… lo mismo.

Love letter. Ch #3

Cuarenta y cinco segundos son… El tiempo que tarda tu cuerpo en dejar una nota manuscrita en el mío recordándome tu dirección.

Yo, mi, me, conmigo

Y entonces echas la vista atrás, a aquella niña que fuiste e, indefectiblemente, la ves hacerse pequeñita mientras navegabas mar adentro. Y, en medio de la mar, revuelta a veces, castigadora o calma, te preguntas qué quedó de aquella niña en tí; qué del compromiso de llevarla a este circo que es la vida, y disfrutar de él con ella.