Sí, quiero. Sí Mágico.

The stage is a magic circle where only the most real things happen,
a neutral territory outside the jurisdiction of Fate 
where stars may be crossed with impunity. 
A truer and more real place does not exist in all the universe.”

_P.S. Baber, Cassie Draws the Universe_

400_F_1688521_zlwG5yHxmkv1PNhVyHkHjuEYs7n3aO

La vida tiene a veces esas carambolas en las que te junta haz y envés y te reta a bailar hasta el amanecer por la delgada línea que separa uno y otro y de ti depende que, a estas alturas del partido (o de la partida) hayas aprendido a dejarte caer, a peso plomo, por donde el viento sople más flojito, y dejarte llevar como una hoja mecida por la calma o quedarte varado, como un viejo barco que esconde un ancla oxidada.
Yo… lo confieso, aún a veces oigo el crujido de la madera de popa y me descubro entre los dedos restos de la herrumbre de algún ancla. Otras …. me siento una muñeca de trapo olvidada a la que las costuras le pueden.

Pero he descubierto un truco, un remiendo sacado directamente de los libros de ilusionismo en los que el mago escondía los secretos del universo en un viejo sombrero de seta.

Mi truco es dejar  el telón abierto.

No, no me refiero a dejar de ser yo. Me refiero a ser todas las yoes que hay dentro de mí, permitir-me-las todas, sin excepción, concederme el permiso de extenderme más allá de mis propias lindes, descubriendo y redescubriendo una y otra vez los límites para fijar una baliza en ellos y jugar a cruzarla. Y es que ese telón que sujeto en alto, con las manos y el empeño a partes iguales, es el de la vida y a ella me entrego, en cuerpo y alma, a ella le digo Si Quiero. Invítame, muéveme, empújame, súbeme, márcame el compás que yo te sigo, indícame el camino o abre ante mí un cruce ineludible que me obligue a elegir, a apostarlo todo a una carta.

13533234_10209912521599625_5628404501855513130_n

Y ser cada día, sin faltar uno, la actriz/el actor  principal de esta obra de improvisación que se llama “día a día”  y actuar (del verbo vivir) en una función continua en la que no se apagan las luces; salir a escena, sin miedo, y beberte la adrenalina como si fuera una poción mágica, permitiendo que te recorra cada terminación nerviosa, cada dedo con el que acaricias, cada pie con el que haces camino, cada pelo que el viento despeina; hasta que se pare de golpe en las ganas y, como si fueran velas, las vire hacia un “cómete el mundo” y las hinche tanto que las oigas crujir.

 Si, alguna vez  la vida te concede un comodín, uno de esos que sirve para hacer una escalera de color entre los sueños y la realidad, juntando diamantes que mitiguen el filo de las picas con corazones en forma de tréboles de la suerte. El mío, mi comodín, mi truco de prestidigitadora se llama Sí Mágico.

Recuerdo perfectamente cuando me salió al paso, un miércoles cualquiera por la tarde; así, sin intención ninguna, como suceden las cosas causales. No sé ni cómo logró llamar mi atención ocupada como andaba buscando en los bolsillos y hasta en el forro del otoño un orden que me permitiera encajar las piezas de aquella muñeca de trapo, probando porqués que siempre quedaban demasiado grandes o demasiado pequeños. Insisto, sería por casualidad…como suceden las cosas causales.

 Los comodines es lo que tienen, que te eligen y sólo te queda rendirte a ellos.

Mi Sí Mágico es eso que los actores utilizan para  meterse dentro del papel asignado, para aceptar las circunstancias de su personaje y vivirlas como si fueran reales y, concentrándose en ellas, jugar con la mente de un niño a ser, a estar; porque sólo cuando se juega con la mente y el corazón, aceptando el juego, es cuando lo imaginario se vive real.

Recuerdo que me hechizó aquello de aceptar las circunstancias como si fueran reales y, bajo su embrujo, me convertí a su fe y me lo quedé para mí. Sí (mágico), en ese momento lo decidí: viviría las circunstancias reales como si fueran reales. No, no me he equivocado al escribirlo, como tampoco me equivoqué al pensarlo…

Y es que aquello que no era sino una técnica de la actuación vino, de puntillas pero incontestable, a zanjar la batalla mil y una que andaba yo librando entre lo que es y lo que parece, lo que se percibe y lo real, la verdad objetiva y las verdades subjetivas. Lo que es y lo que debería ser. Lo justo y lo injusto. Muss es sein. Es muss sein. 

Y a partir de ahí se convirtió en reto, en propósito, en acto de voluntad, en modus vivendi para este carrusel que es la vida.

13620194_10209969582986124_3457829302599886713_n

Aceptar. Sin veto. Sin preguntas. Sin buscar notas a pie de página, concentrada, simplemente, en jugar con la mente y el corazón a cualquier juego que te proponga la vida, dejándote ser todas las yoes a las que cada circunstancia o momento de la vida pasa lista.

Y cuando lo entiendes, cuando cobras consciencia de que una situación o circunstancia puede ser o no real pero que eso es lo de menos, sueltas los interrogantes que se te habían quedado entre dientes, y dejas de barajar porqués (que siempre quedan demasiado pequeños o demasiados grandes); y abandonas la cruzada de desmontar los espejismos como un adalid de la verdad a quien nadie escucha. Porque, al fin y al cabo, quizás algo no es lo que parece, pero ¿acaso importa si lo que parece es lo único que se te concede?

Cuando lo entiendes saltas a escena, como un espontáneo esperando con ansia tu momento, y te lanzas a vivir la vida _sea real o imaginaria _ con todo lo que tienes a mano, total, escatimar jamás fue buen negocio si se trata de uno mismo. Y en escena pones en práctica aquello que aprendiste un miércoles cualquiera por la tarde: que no hay que perder el ritmo, ni el juego, que la complicidad te enriquece, que si escuchas hablas mejor, que el espacio se llena de ti cuando tú te llenas de él.

Que se dice entre cajas y bajo bambalinas, y no entre bambalinas, y que el nervio, los abrazos o mojarte los labios en licor añejo, te mantienen en pie entre unas y bajo otras; que no se trata de alzar la voz sino de hacerla llegar proyectándola, …que calas los huesos de los demás dando y dándote, recibiendo y recibiéndote y que sólo así se es capaz de provocar una risa, apenas un temblor de mentón que no llega a lágrima o un escalofrío de emoción.

Ey! Se me ocurre una idea: te presto mi comodín; ¿lo quieres? Echa un vistazo alrededor, ¿cuáles son tus circunstancias? Pasa la yema de los dedos por ellas; son suaves, ásperas, tienen aristas o son mullidas  y confortables? Apuesto a que no son las que soñaste cuando tocaba construir en el aire para cuando fuéramos mayores, pero sabes qué?: son las tuyas, las únicas que tienes y este es tu escenario, así que acéptalas, construye tu personaje a partir de ellas y sal a escena, que el telón lleva media vida levantado y en la otra media quiero escuchar esos aplausos por ti.

Y no te pierdas la luz del día, que igual en otro punto de la tierra es de noche y uno (el día) y otra (la noche) son tan ciertas como inciertas… pero, si ahí fuera brilla el sol, no puede ser sino de día.

Venga, pruébalo. Inténtalo. Y no te olvides de beberte la adrenalina, como si fuera una poción mágica.

400_F_1688521_zlwG5yHxmkv1PNhVyHkHjuEYs7n3aO

2a83788a992c425b28a9c410b800c79c

(Música, impresionante versión de Nina Simone por Andrea Motis)

“And this old world is a new world
And a bold world
For me”.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s